Definición, concepto, tipos y características particulares son los temas a tratar en el siguiente artículo, que tiene como objetivo dejar en claro este concepto ampliamente utilizado en la vida cotidiana.

Definición de deuda

Según la Real Academia Española, el concepto de “deuda” se define de la siguiente manera: “Obligación que alguien tiene de pagar, satisfacer o reintegrar a otra persona algo, por lo común dinero.”

De esta manera, podemos entender a la deuda como el compromiso de pago de una persona física o jurídica. Estas obligaciones se generan a partir de las actividades económicas de estos individuos.

El método de pago generalmente se realiza con dinero. En situaciones de cesación de pagos, se debe compensar al acreedor con bienes y servicios puestos en garantía al momento de firmar el contrato.

¿Para qué sirve la deuda?

La emisión de deuda se realiza con el objetivo de disponer de financiación para la puesta en marcha de diferentes actividades económicas.

El valor del costo de financiación depende del riesgo, es decir, las probabilidades de que el deudor en cuestión garantice la devolución del capital solicitado. Cuanto menor sea la capacidad de solvencia del deudor, mayor será el costo de la financiación exigido por los inversores.

El concepto de riesgo y solvencia son aplicados ampliamente en el mercado de capitales. Ejemplo de ello es la pequeña tasa de interés exigida en los bonos de deuda de un estado con economía sólida, en comparación a un estado con poca capacidad de pago.

Es importante mencionar que las deudas solo pueden ser contraídas por entidades que posean un buen historial crediticio.

La deuda es un elemento central en los mercados financieros. Garantiza el funcionamiento de la economía, ya que los interesados pueden contraer estas obligaciones de pago para realizar sus diferentes actividades productivas.

Sin embargo, este mecanismo de financiación debe ser realizado con responsabilidad. En caso de no poder hacer frente a estas obligaciones, se convierte en un grave problema para la subsistencia de las empresas.

En el mundo existen cientos de agencias de rating crediticios y solicitudes de reunificación de deudas. Las mismas tienen como objetivo clasificar las deudas en base a diferentes criterios. Son de vital importancia para ponderar la seguridad que tienen los inversores al momento de adquirir diferentes bonos de emisión. Su calificación impacta directamente en la tasa de interés que solicitarán los acreedores.

Diferentes tipos de deuda

En el mercado de créditos existen una gran variedad de deudas. Las mismas están vinculadas a su forma de pago, intereses y la naturaleza del emisor.

Según la naturaleza del emisor, las deudas se clasifican en:

  • Deuda pública. Constituyen las obligaciones de pago del Estado.
  • Deuda privada. Son las obligaciones de pago adquiridas por las diferentes organizaciones privadas.

Esos dos grupos constituyen las categorías más grandes. De los mismos se desprenden todos los tipos de deuda existentes en el mercado.

Tipos de deuda pública:

  • Letras del Tesoro. Son emitidas por los gobiernos, constituyendo su principal fuente de financiamiento. Disponen de bajo riesgo y constituyen el mecanismo ideal para inversiones de corto y mediano plazo.

Las Letras del Tesoro se emiten de manera mensual. En base a su rendimiento se calcula el descuento que obtiene el inversor al momento de adquirirlas. Estas obligaciones de pago son ofertadas en subastas, generalmente el tercer martes de cada mes.

Debido a su elevado monto, las Letras del Tesoro se ofertan en múltiplos de mil.

  • Bonos del Estado. Es una fuente de financiamiento del estado a mediano y largo plazo. Estas obligaciones se caracterizan por disponer de plazos que fluctúan entre dos a cinco años.

Los Bonos del Estado se abonan mediante cupones. La tasa de interés es anual, disponiendo cada cupón de una fecha de vencimiento diferente. Los cupones constituyen únicamente el interés, es decir, que están separados del bono de deuda.

  • Obligaciones del Estado. Es similar a los Bonos del Estado. Su diferencia está en el plazo, el cual puede ser diez, quince o treinta años respectivamente. Son las inversiones a más largo plazo disponible en el mercado de deuda pública. Los acreedores cobran de forma anual los intereses mediante el cobro de los respectivos cupones.

Tipos de deuda privada:

  • Deuda con descuento. Es una modalidad en la cual el deudor se compromete a realizar un desembolso único para el acreedor. Se utiliza mediante la expedición de títulos de deuda. A modo de ejemplo, estos títulos pueden ser adquiridos a un 80% del valor nominal que el deudor se compromete a abonar cuando se cumpla el plazo pactado.

De esta manera, los inversores obtendrán ganancias cuando llega la fecha de vencimiento del bono en cuestión. Este mecanismo es utilizado principalmente para emitir pagarés en el sector privado.

Definición deuda

La emisión de deudas con descuento consiste en el financiamiento en el cual se abonan los intereses en único desembolso. La principal ventaja de este mecanismo es su simplicidad para calcular sus intereses.

  • Deuda con pago periódico de cupones. Es utilizado como método de financiamiento en las deudas de largo plazo. Se establecen cupones con diferentes fechas, los cuales determinan los montos de las cuotas y el interés a abonar producto del préstamo solicitado.

El valor del interés dependerá del plazo, los índices del mercado al momento de solicitar la deuda y el riesgo del emisor de los bonos de deuda.

El rating formal es indispensable para obtener una buena tasa de interés, ya que el rating informal es realizado por los inversores y se caracterizan por disponer de porcentajes mayores.

  • Deuda contingente. Consiste en la adquisición de obligaciones de pago que dependen de acontecimiento futuros. La incertidumbre del futuro es que estos acontecimientos podrían suceder o no, los cuales definen la palabra “contingente”.

La deuda contingente se basa en el resultado de eventos futuros. Es utilizada en el caso de sentencias judiciales futuras, en las cuales el inversor está convencido de que obtendrá ganancias al respecto.

El capital prestado para esta clase de compromisos es desembolsado con la expectativa de que se recuperará en un plazo de tiempo determinado. Las hipotecas, notas de crédito y bonos son otras formas en las que se manifiestan esta clase de compromisos.

La incertidumbre de los procesos judiciales futuros es la que le otorga riesgo a esta clase de actividad financiera, impactando en la tasa de interés según la evaluación que el inversor realice sobre la misma.

Diferentes tipos de deuda particulares

Los conceptos enumerados en el apartado anterior se utilizan ampliamente en el sector de las finanzas. Se reservan para los Estados, empresas y grandes inversores. Sin embargo, el concepto de deuda también se aplica en la vida cotidiana. Las deudas particulares se pueden clasificar de la siguiente manera:

  • Deuda hormiga. Es la generada por los individuos que no tienen la capacidad de administrar correctamente sus finanzas. Se generan por la acumulación de gastos y pagos pequeños, que al no ser afrontados en tiempo y forma, obligan al individuo a incurrir en diferentes créditos y préstamos.

En primera instancia, la deuda hormiga no supone una gran alarma en las finanzas personales. El problema ocurre con el transcurso del tiempo, cuando se solicita un préstamo para cubrir otro, llegando a un momento en el cual se ingresa en cesación de pagos.

La deuda hormiga se genera cuando los individuos utilizan tarjetas de crédito o piden dinero prestado para adquirir mercancía de necesidad diaria. De esta manera, comprometen parte de su salario antes de recibirlo, ingresando en una situación de la cual será difícil salir.

  • Deuda ficcional. Es la más difundida entre los particulares. Se genera cuando individuo gasta más de lo que recibe por mes, con el objetivo de llevar un nivel de vida superior al de las posibilidades que le otorgan sus ingresos económicos.

Los ejemplos más comunes de ellos son cuando las familias incurren en créditos hipotecarios para adquirir viviendas más grandes y costosas de lo que realmente necesita y puede abonar. También se aplica en la compra de vehículos de lujo. La deuda ficcional se origina cuando las personas quieren aparentar ante los demás que disfrutan de un nivel de vida superior al que pueden costear.

  • Deuda de apalancamiento. Cuando los particulares solicitan capital para invertir en emprendimientos autónomos. Consiste en la utilización de dinero que no es propio, otorgado por un préstamo o crédito, para realizar una inversión. Este mecanismo recibe el nombre de apalancamiento.

En caso de realizarse exitosamente, la deuda de apalancamiento es un mecanismo válido para la concreción de diferentes proyectos.

Por otra parte, en caso de endeudarse para invertir en un proyecto que no dio resultados, puede implicar un grave daño en las finanzas personales. En muchos casos es difícil salir de este problema, pudiendo requerir de varios años cuando se trata de grandes sumas de dinero.

La deuda de apalancamiento es un mecanismo ideal para las inversiones de bajo riesgo. Con esto nos referimos a la compra de inmuebles para luego alquilarlos, abonando la cuota de la hipoteca con la renta.

Sin embargo, este mecanismo de deuda no se recomienda para realizar actividad de alto riesgo, como es el caso de invertir en la bolsa de valores.

Utilizada correctamente, la deuda de apalancamiento es un mecanismo que te permitirá crecer y obtener rendimientos.

  • Deuda de subsistencia. Comprende las obligaciones de pago contraídas con el objetivo de llegar a fin de mes. Es válida cuando se utiliza para costear elementos verdaderamente básicos, como alimento, salud y vivienda.

Si el dinero obtenido mediante un préstamo o crédito es utilizado para esparcimiento y gastos de lujo, la obligación contraída pertenecerá a la categoría de “Deuda Hormiga” o “Deuda ficcional”.

El principal problema de las deudas de subsistencia, es que la urgencia de disponer de efectivo en el momento, genera que el individuo incurra en la equivocación de aceptar tasas de interés demasiado elevadas.

Es el principal mecanismo utilizado por los estratos sociales bajos y medios.

Ventajas y desventajas de la deuda

Siempre que se realice con responsabilidad, adquirir una deuda dispone de las siguientes ventajas:

  • Otorga la posibilidad de aprovechar oportunidades y realizar inversiones. Utilizada inteligentemente, la deuda es un mecanismo que te permitirá adquirir bienes y servicios que generen ganancias.
  • Saldar correctamente las deudas mejorará nuestro perfil crediticio. Es una herramienta indispensable al momento de solicitar préstamos de grandes sumas de dinero, como en el caso de las hipotecas.
  • La deuda es una herramienta que permite disponer en el momento del dinero que necesita para abonar un bien o servicio costoso, pudiendo afrontar los gastos en cuotas y de manera organizada.
  • La deuda nos brinda la posibilidad de mejorar nuestra calidad de vida. Siempre que las obligaciones de pago sean adquiridas con responsabilidad, la deuda será una forma de adquirir bienes y servicios necesarios. Cuando el ahorro no es una posibilidad, la deuda es una alternativa válida para adquirir estos productos de valor elevado.
  • Otra ventaja es que la deuda será una solución en un momento de emergencia. Es una ayuda que permitirá salir de la situación de crisis, pudiendo programar el pago de las cuotas de manera responsable.
  • La deuda será una herramienta que te brinda la oportunidad de convertirte en empresario. Si es utilizada responsablemente, tendrás la posibilidad de costear los primeros meses del desarrollo de un emprendimiento productivo.

Desventajas de consolidar una deuda: se refiere a la realización de un plan de repago para evitar que la obligación contraída se salga de control. La misma posee las siguientes desventajas:

  • Aunque se reduzcan los intereses y el monto de las cuotas a abonar, si se realiza en un periodo extenso el monto total del préstamo será más elevado que el original. La deuda total podrá incrementar por los cargos asociados a la refinanciación.
  • El peligro de volver a solicitar otro préstamo mientras se encuentra abonando esta refinanciación terminará en un endeudamiento mayor al original.
  • El puntaje del historial crediticio se verá afectado, ya que la deuda no se elimina sino que se refinancia.
  • Se debe evitar poner en garantía elementos de mayor valor al monto refinanciado, ya que en caso de presentar dificultad para realizar los pagos se pone en riesgo bienes y servicios de mayor valor.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies