Es posible solicitar un préstamo hipotecario siendo soltero? ¿Cuáles son los requisitos? ¿Sus ventajas y desventajas? Todos estos aspectos los abordaremos detalladamente a continuación.

Definición de hipoteca para hombre soltero

El primer mito que debemos derrumbar es la idea de que las hipotecas únicamente están disponibles para las parejas. Esto es absolutamente alejado de la realidad, ya que las entidades bancarias disponen de una serie de créditos hipotecarios para todos los individuos cuyo estatus legal sea la soltería. También puedes pedir un crédito rápido y seguro de forma online.

Al igual que ocurre con todo préstamo hipotecario, el interesado debe reunir un conjunto de requisitos. A priori se cree que es más sencillo cubrirlos si estás en pareja, porque entre ambos es más fácil demostrar solvencia económica.

Sin embargo, en caso que seas soltero y necesites un préstamo hipotecario, también tienes posibilidades de acceder al mismo. Es importante mencionar que debes disponer de un excelente historial crediticio, ya que en caso contrario jamás podrás acceder a este beneficio.

Los créditos hipotecarios se caracterizan por financiar un 80% del valor del inmueble a comprar. Antes de solicitar el préstamo, el interesado tiene que disponer de ahorros suficientes para costear el 20% restante.

Ventajas y desventajas de una hipoteca para hombre soltero

Las hipotecas para hombres solteros disponen de las siguientes ventajas:

  • Un beneficio importante es que el interesado únicamente debe reunir documentación de sí mismo. En el caso de las parejas, ambos integrantes deben realizar este procedimiento. En consecuencia, desde el punto de vista burocrático es más dinámico solicitar una hipoteca para hombre soltero.
  • Los individuos solteros requieren de viviendas pequeñas en comparación a las familias. En consecuencia, el valor del préstamo hipotecario a solicitar es menor, reduciendo significativamente el costo mensual de la cuota a abonar. Este aspecto compensa el hecho de disponer de un solo sueldo para costear la hipoteca.

 Solicitar un crédito hipotecario siendo soltero posee las siguientes desventajas:

  • En muchas ocasiones los solteros deben afrontar la tasa de interés adicional denominada “single rate”. Suele ocurrir en varios aspectos de la vida cotidiana además de una hipoteca. Consiste en que los packs familiares son más económicos en comparación a adquirir el mismo producto para una sola persona.
  • Al momento de solicitar un préstamo hipotecario, los hombres solteros tienen que demostrar solvencia económica con su único sueldo. En consecuencia, únicamente estarán habilitados a disponer de este beneficio los individuos con un sueldo amplio, que cubra los gastos que generalmente se reparten entre los dos haberes mensuales de una pareja.

Si el solicitante dispone de un gran sueldo, la entidad bancaria no tendrá problemas en otorgar el crédito. Se recomienda que el pago mensual del préstamo no supere el 35% del haber neto mensual.

  • Vinculado al punto anterior, siempre será más fácil cumplir los requisitos entre dos personas, considerando que las mismas disponen de ingresos mensuales comprobables.
  • Los gastos de la hipoteca junto a los costos de tasación son afrontados por un individuo solo. Entonces la solicitud de hipotecas se reduce a los solteros con buenos ingresos. Un punto a favor de este segmento poblacional es que requiere de inmuebles pequeños, reduciendo los costos del préstamo a solicitar.

Requisitos para solicitar una hipoteca para solteros

Al momento de requerir un préstamo de estas características se deben considerar los siguientes aspectos:

  • Garantías: la entidad bancaria requerirá de documentación adicional para otorgar el crédito si eres un individuo soltero. Esto se debe a que se trata de una inversión que presenta mayor riesgo, en comparación a los créditos solicitados por una pareja con dos sueldos comprobables.

El riesgo de que el solicitante pierda el empleo durante el pago de la hipoteca es el principal inconveniente de las hipotecas para solteros, ya que el fondo de desempleo no será suficiente para hacer frente a este compromiso. En el caso de las parejas, cuando un integrante pierde su empleo el restante puede continuar abonando el préstamo, reduciendo significativamente el riesgo de realizar esta inversión.

Los solteros tienen que acreditar que disponen de un empleo con buen sueldo y estable, con posibilidades prácticamente nulas de que en algún momento pierda su trabajo.

  • Implicaciones legales: solicitar una hipoteca siendo soltero tiene una gran ventaja en este aspecto. El correcto cumplimiento de los requisitos legales depende de una sola persona.

En caso de acceder al crédito en pareja, la propiedad será 50% para cada solicitante, incluso cuando no estén casadas legalmente. Las obligaciones contractuales son asumidas con igual responsabilidad para ambos. Una de las grandes complicaciones de las hipotecas en pareja, es que deben detallar con un notario la forma de proceder ante el caso de que una de las partes no pueda asumir sus obligaciones. También tienen que acordar previamente cómo actuar ante una eventual ruptura de la relación o fallecimiento de uno de los solicitantes.

Hipoteca hombre soltero

Desde el punto de vista legal, queda más que claro que las hipotecas para solteros son significativamente sencillas.

¿Cómo se compone una hipoteca para hombre soltero?

Las hipotecas para solteros, al igual que las tradicionales para pareja, está compuesta por una serie de elementos.

Dinero prestado al deudor: luego de cumplir con toda la documentación solicitada por la entidad, llega el momento de cotizar el inmueble a adquirir. El interesado tiene que disponer de unos ahorros previos, cuya cantidad represente el 20% del valor total de la vivienda que quiere comprar. Esto se debe a que el banco financiará un máximo del 80% del inmueble, con el objetivo de recuperar su inversión más los intereses ante una situación de cesación de pagos.

Tasa de interés: es un aspecto clave de los créditos hipotecarios. Debe analizarse correctamente y comparar con diferentes entidades bancarias, siempre procurando firmar contrato con el lugar que menor interés solicite.

En el mercado hipotecario encontrarás créditos con tasa de interés fija y variable. Los préstamos de interés fijo son los ideales, pero requieren de un plazo máximo de diez años para la devolución total del dinero prestado.

En cambio, las hipotecas con tasa de interés variable son las más populares, porque sus plazos pueden extenderse hasta los 30 o 40 años. Su porcentaje de variabilidad está directamente vinculado con la evolución del conocido índice “Euríbor”.

La tasa de interés es la ganancia que obtiene la entidad bancaria por realizar la financiación. Es la cantidad de dinero adicional al capital prestado en un principio.

Analizando desde la perspectiva del solicitante, la tasa de interés es el porcentaje de dinero adicional que se compromete a abonar a cambio de acceder al crédito.

Plazo de devolución: desde el punto de vista del banco, es el tiempo que pacta con el cliente para recuperar su inversión inicial con los intereses. En cambio, si lo analizas con la mirada del solicitante, representa la cantidad de cuotas que se compromete a abonar para saldar el préstamo solicitado con los intereses para poder comprar su inmueble.

Cuanto más en el tiempo se extienda el contrato de una hipoteca, menor será el valor de la cuota pero se incrementa la tasa de interés. En consecuencia, entre el banco y el solicitante deben llegar a un acuerdo que les sea de utilidad para ambas partes.

Estructura de las cuotas: los créditos hipotecarios se pueden realizar con cuotas fijas, variables o mixtas. Dependiendo del tipo de cuota escogida se estructurará el interés, el público capaz de acceder al crédito y los bienes solicitados como garantía.

A continuación mencionaremos tres alternativas diferentes para estructurar las cuotas. Cada una de ellas posee sus ventajas y desventajas particulares. Queda a criterio del deudor y sus posibilidades, la elección de la propuesta que mejor se adapte a sus necesidades.

A modo de consejo, es importante que te tomes el trabajo de buscar diferentes propuestas en varias entidades bancarias y analices detalladamente cada una de ellas. Ten en cuenta que cualquier variable aunque parezca mínima, seguramente impactará en la cantidad total de dinero a devolver.

  • Hipoteca de cuota fija para hombre soltero: son los préstamos que brindan mayor estabilidad al solicitante, ya que durante el plazo pactado para su devolución, tiene la certeza de cuánto será el valor de las cuotas a abonar.

Las hipotecas de cuota fija pueden ser accedidas únicamente por los individuos con ingresos suficientes que le permitan devolver el préstamo en un plazo máximo de diez años. En consecuencia, el público objetivo es muy acotado.

La estabilidad de esta clase de créditos se debe a su reducido plazo de devolución, elevadas tasa de interés y costosas comisiones provenientes de las amortizaciones.

Sin embargo, en caso de poder ser accedidas dispone del principal beneficio de la estabilidad. Una vez celebrado el contrato, la entidad bancaria se verá imposibilitada de modificar el valor de las cuotas.

  • Hipoteca de cuota variable para hombre soltero: su principal diferencia consiste en que el valor de las cuotas son actualizados cada seis meses. ¿Cómo se calcula el porcentaje de actualización? Se estudia la evolución del “índice Euribor”, cuya fluctuación promedio semestral impactará en un incremento o reducción del valor de la cuota a abonar por el deudor. Es importante mencionar que el deudor realizará seis pagos iguales y luego se realiza una revisión para actualizar las seis siguientes y así sucesivamente.

Sin lugar a dudas, la principal ventaja de esta clase de préstamos es que pueden realizarse en un plazo máximo de devolución de cuarenta años. De esta manera, se llega a cuadruplicar el plazo de devolución en comparación a las hipotecas de cuota fija. Los gastos provenientes de las comisiones poseen un impacto menor en el valor de la cuota.

Otra ventaja interesante de esta clase de créditos es que puede reducirse el importe de la cuota si el “índice Euribor” reduce su valor durante su revisión semestral.

El punto débil de las hipotecas de cuota variables, es que el titular siempre tendrá la incertidumbre de no saber qué pasará con el “índice Euribor” tras cada revisión. Ante una situación de revalorización positiva del inmueble adquirido, el importe de cuota a abonar se incrementará significativamente. Por este motivo se recomienda que el valor de cuota a abonar no supere el 35% del sueldo, para disponer de espalda suficiente para afrontar esta clase de situaciones.

  • Hipoteca de cuota mixta para hombre soltero: esta clase de préstamo combinan las características de las alternativas mencionadas anteriormente. Al momento de realizar el contrato, el préstamo será devuelto a cuota fija durante los primeros años (generalmente 5 o 10 años).

Transcurrido ese periodo, las cuotas pasarán a ser variables. Esto implica que semestralmente serán actualizadas según la evolución del “índice Euribor”.

Hipoteca para un hombre soltero: índice Euribor y diferencial

Estos elementos son de vital importancia al momento de definir el préstamo hipotecario que mejor se adapta a nuestro presupuesto. Ambos índices impactan en los créditos de cuota variable y cuota mixta. Es importante que los estudies en detalle antes de solicitar un crédito hipotecario.

Índice Euribor: es la tasa de interés que un banco abona cuando solicita un préstamo a otra entidad bancaria. El nombre de este índice está vinculado a que se consideran únicamente la tasa de interés de operaciones realizadas entre entidades bancarias europeas.

El índice Euribor se publica diariamente, representando el valor medio de las tasas de interés. Para las hipotecas de cuota variable o mixta, se calcula el porcentaje semestral promedio de este índice, el cual impactará en el cálculo del importe de las cuotas a abonar por el deudor.

Diferencial: es una tasa de interés fija, la cual se suma al valor del “índice Euribor”. Esto implica que al momento de revisión semestral, el ajuste en el valor de la cuota se calcula sumando ambos índices. Es importante mencionar que el porcentaje del diferencial permanecerá fijo durante todo el contrato.

Ahora que conoces el funcionamiento de ambos índices, es momento que los consideres antes de solicitar una hipoteca de cuota variable o mixta. El “índice Euribor” no depende del cliente, ya que se calcula de otra manera.

Como solicitantes, debemos prestar atención al porcentaje de diferencial que se aplicará en las cuotas. Este índice depende exclusivamente de la entidad bancaria. Por este motivo es que debemos comparar varias propuestas, escogiendo la que menor tasa de diferencial aplique.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies