En el siguiente artículo tendrás a tu disposición toda la información que debes tener en cuenta al momento de solicitar esta clase de financiación. La solicitud de un crédito es la piedra angular de toda familia, ya que permite sentar las bases de su vida de pareja y los niños.

Componentes de una hipoteca para casados

Antes de ocuparnos de la documentación, primero hablaremos de los aspectos centrales que componen esta clase de financiamiento. Son de vital importancia para comprender a qué se enfrentará el matrimonio. Luego nos ocuparemos de la documentación a presentar, pero primero es más relevante conocer las características de las hipotecas.

Un crédito hipotecario tiene como objetivo facilitar la compra de un inmueble. El mismo se constituye principalmente por el capital adelantado al matrimonio, cronograma de pagos y tasa de interés.

Capital adelantado al matrimonio: antes de acudir al banco es importante que la pareja haga un estudio del mercado inmobiliario, para tener una aproximación de las cotizaciones de los inmuebles en los que están interesados comprar. Otro aspecto a tener en cuenta, es que la pareja tiene que disponer de ahorros suficientes para abonar el 20% del valor total del inmueble. Recién en ese momento estarán en condiciones de acudir a la entidad financiera para solicitar una hipoteca. El banco realizará un préstamo máximo equivalente al 80% del valor de la vivienda. Es responsabilidad del matrimonio cubrir el saldo restante. Para no incrementar el riesgo crediticio, se recomienda que ese importe se abone con ahorros en lugar de solicitar otro préstamo.

El crédito hipotecario financia el 80% del inmueble como un mecanismo que le asegura recuperar su inversión y ganancias proyectadas.

Para poder llevar a cabo este contrato entre los casados y el banco, la vivienda es puesta como elemento de garantía, el cual podrá ser subastado públicamente por la entidad financiera en caso de que los deudores no puedan cumplir con el contrato.

De esta manera, al momento de solicitar un crédito hipotecario, el banco tiene la seguridad que de alguna forma siempre recuperará la inversión que está realizando con los intereses correspondientes.

Cronograma de pagos: otro aspecto central de los préstamos hipotecarios son los plazos pactados en los que el cliente se compromete a saldar su deuda. Para evitar recargos de intereses por mora, el importe de las cuotas debe ser abonado en tiempo y forma.

Como mencionamos anteriormente, si por algún motivo el deudor no puede continuar afrontando el pago de la hipoteca, el banco estará habilitado a subastar la vivienda para recuperar su inversión e intereses. Por otro lado, desde el punto de vista del deudor, perderá el bien solicitado y poseerá en su historial crediticio una marca que le imposibilitará el acceso a nuevos créditos en el futuro.

El plazo de cancelación de la deuda se realiza acorde a la solvencia económica que demuestra el solicitante. Es importante mencionar que cuanto menor sea la extensión del contrato, se reducen los intereses y en ocasiones se pueden pactar modalidades de pago con cuota fija. En cambio, los planes de pago extensos se caracterizan por disponer de grandes cantidades de intereses y costos administrativos asociados, que incrementan significativamente el importe inicial solicitado para la compra de la vivienda. La ventaja de los planes largos es que son más fáciles de abonar, ya que a mayor cantidad de cuotas se reduce el importe de las mismas.

Es importante mencionar que la entidad bancaria realizará planes de pago acordes a las posibilidades económicas de los casados. De esta manera, se establece que el importe de las cuotas a pagar no supere el 35% del total de los ingresos mensuales de la pareja. En consecuencia, si el matrimonio posee la suficiente educación financiera para administrarse correctamente en su vida cotidiana, no tendrá mayores inconvenientes para solventar el pago de la hipoteca.

Tasa de interés: es un elemento esencial de los créditos hipotecarios. El interés representa la ganancia del inversor que pone su dinero a disposición del cliente para que pueda materializar sus proyectos. Correctamente aplicada, la tasa de interés es una retribución justa que beneficia a las dos partes involucradas en el intercambio.

Los solicitantes de una hipoteca tienen que devolver el dinero solicitado más los intereses claramente detallados en el contrato.

Es importante mencionar que la tasa de interés  es el elemento que motiva a los grandes poseedores de capital a realizar inversiones financieras. Las mismas son las que posibilitan a las personas de ingresos medios a concretar grandes compras con extensos plazos de devolución, que les resultaría imposible abonar de una sola vez al contado.

El rol de la entidad bancaria es ser el nexo entre los clientes y los inversores. Establecen las bases jurídicas suficientes para hacer de los créditos hipotecarios una operación segura para ambas partes.

Hipoteca casados

Cuando un matrimonio opta por solicitar un préstamo hipotecario, si posee la solvencia económica suficiente habrá varios bancos dispuestos a procesar su solicitud. En este momento es cuando se recomiendan que estudien las diferentes propuestas detalladamente, con el objetivo de escoger el crédito que menor cantidad de dinero les implique desembolsar.

Diferentes planes de pago para una hipoteca para casados

En el apartado anterior mencionamos los tres grandes pilares de los créditos inmobiliarios: capital adelantado al matrimonio, cronograma de pagos y tasa de interés.

El concepto de tasa de interés merece un capítulo extra, ya que es muy extenso de explicar y constituye en esencia el elemento que permite determinar cuál propuesta es más conveniente.

 El cálculo del interés se realiza de tres formas diferentes: fijo, variable y mixto. Cada una de estas alternativas impacta en el plazo de devolución del crédito, el cual modifica el importe total del préstamo sumado a los intereses y gastos administrativos.

Hipoteca para casados con cuota fija: es la alternativa de crédito inmobiliario más estable y que mejor organización brinda a los beneficiarios. Como su nombre lo indica, el cronograma de pagos se caracteriza por disponer de cuotas con importe fijo. Esto se debe a que en el momento de solicitar el préstamo, el banco aplica el interés correspondiente y divide la deuda total en cuotas iguales.

Las hipotecas de cuota fija son elaboradas con la premisa que el plazo de devolución de la deuda no puede extenderse más allá de los diez años, es decir, 120 cuotas. En consecuencia, esta alternativa se caracteriza por disponer de pagos de importes elevados, reduciendo esta posibilidad a los matrimonios con una gran solvencia económica.

Sin embargo, aquellos que puedan llevar a cabo esta alternativa se beneficiarán con la estabilidad y reducción de intereses que implica una menor cantidad de cuotas.

 Hipoteca para casados con cuota variable: esta propuesta de crédito inmobiliario es la más utilizada en el mercado. Como su nombre lo indica, posee cuotas cuyo importe se actualiza semestralmente. Es una alternativa que se caracteriza por la incertidumbre, ya que los solicitantes no sabrán exactamente qué pasará luego de cada revisión de contrato.

Sin embargo, las hipotecas de cuota variable son tan populares porque poseen plazos máximos de devolución de 40 años, es decir, 480 cuotas. En consecuencia, al cuadruplicar el tiempo disponible para saldar la deuda, el importe mensual de los pagos se reduce significativamente, convirtiendo esta propuesta en una alternativa tentadora.

Sin embargo, es conveniente mencionar que el importe total devuelto es significativamente mayor a las hipotecas de cuota fija. Esto se debe a que el banco tardará el cuádruple de tiempo en recuperar su inversión, y esta situación lógicamente tiene un costo.

 

¿Cómo se calcula el porcentaje de actualización del importe de las cuotas?

Este procedimiento se realiza cada seis meses. Toma en cuenta dos elementos clave: índice Euribor y Diferencial.

El índice Euribor consiste en la tasa de interés media que los bancos se cobran entre sí para realizar operaciones dentro del territorio europeo. Este porcentaje es publicado diariamente, y al momento de realizar la actualización se calcula su valor promedio durante los últimos seis meses. El índice Euribor puede incrementar o reducir su porcentaje, ya que es una variable que está sujeta a las corrientes del mercado financiero.

Por otra parte, el Diferencial es un porcentaje fijo, el cual se suma junto al mencionado índice para calcular la actualización del importe de las cuotas. El valor del Diferencial permanecerá estático durante todo el contrato, razón por la cual será de vital importancia prestar atención a su valor al momento de optar por un crédito hipotecario de interés variable.

 

Ejemplo: supongamos una hipoteca de interés variable con un Diferencial del 1%. Al momento de realizar la actualización semestral se determina que el valor promedio del Euribor es del 2%. En consecuencia, el importe de las seis cuotas siguientes se incrementará en un 3%, siendo el resultado de la suma de ambas variables.

 

De esta manera, las hipotecas de interés variable permiten que el matrimonio pague seis cuotas de igual importe, se realiza una revisión para actualizar el valor a abonar de los seis desembolsos siguientes y así sucesivamente. A pesar de la incertidumbre, esta clase de créditos son los únicos que pueden reducir el importe de las cuotas si en algún momento el índice Euribor pierde valor.

 

Hipoteca para casados con cuota mixta: esta alternativa posee las características de ambas propuestas mencionadas anteriormente. Al momento de firmar el contrato, el matrimonio pacta con el banco abonar una serie de cuotas fijas, generalmente las 60 correspondientes a los primeros cinco años. De esta manera, los casados serán beneficiados con estabilidad durante el primer periodo, que es considerado el momento en que la pareja se afirma económicamente para el resto de su vida.

Finalizado el periodo de cuota fija, el cronograma de pagos restante se caracterizará por realizarse con interés variable. En consecuencia, cada seis meses se realizará una actualización de los importes a pagar según la evolución del índice Euribor, cuyo funcionamiento explicamos en el apartado anterior. Es de vital importancia que los casados presten atención al valor del Diferencial, el cual impactará significativamente en el cálculo del importe de los pagos posteriores.

 

<h4>Requisitos para solicitar una hipoteca para casados</h4>

Ahora que conoces los componentes de un préstamo inmobiliario y diferentes formas de estructurar el cronograma de pagos, es momento de ocuparnos de enumerar toda la información que el banco te solicitará para tal objetivo. A modo de reducir al mínimo los riesgos de realizar esta operación financiera de largo plazo, el banco te solicitará que cumplas con una serie de requisitos.

 

Fotocopia del Documento Nacional de Identidad: la cédula de identificación es un requisito universal para cualquier clase de operación financiera. Se debe presentar los DNI de ambos.

 

Fotocopia del Acta de Matrimonio: el comprobante de casamiento civil de la pareja también debe ser presentado, con el objetivo de demostrarle a la entidad financiera que la unión posee sustento legal.

 

Historial crediticio limpio: la pareja tiene que poseer un impecable perfil financiero, libre de marcas. En caso que uno de los integrantes forme parte del registro de morosos ASNEF o RAI, se verá imposibilitado de continuar con la solicitud hasta que solucione ese inconveniente. Para requerir un crédito hipotecario, la pareja no debe disponer de saldos de deudas impagas.

 

Ingresos comprobables: con esto nos referimos a que el matrimonio tiene que acreditar sus fuentes de ingresos mensuales, las cuales deben ser estables. También se considerará el contrato del solicitante, el cual tendrá que ser de carácter permanente para aplicar a esta clase de financiamiento.

El nivel de ingresos que acredite la pareja será lo que establezca los importes máximos que la entidad bancaria estará dispuesta a financiar. La solvencia económica también determinará si el matrimonio está en condiciones de acceder a una hipoteca de cuota fija o variable, en función de la cantidad de cuotas que pueda afrontar en su cronograma de pagos.

Es importante mencionar que si en el matrimonio hay un trabajador autónomo, también será posible realizar la solicitud. Para ello tiene que reunir la documentación que acredite la estabilidad de los ingresos de su actividad económica. Con esto nos referimos a la facturación y a los comprobantes de pagos de los aportes de seguridad social.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies