A continuación tendrás a tu disposición toda la información que necesitas para diferenciar claramente estas dos clases de adelantos de efectivo.

¿Qué es un préstamo?

La Real Academia Española define este concepto de la siguiente manera: “Cantidad de dinero u otra cosa que se presta.”

Préstamo es el término que se utiliza para definir las operaciones del ámbito financiero. La misma consiste de dos partes. La primera de ellas es el acreedor (prestamista), que mediante la firma de un contrato se compromete a prestar dinero a otro individuo (prestatario). Mediante este acuerdo ambas partes salen beneficiadas, ya que el deudor obtiene dinero para costear sus necesidades y el acreedor recuperará su inversión con los intereses, constituyendo estos últimos su ganancia.

Desde el punto de vista económico, los préstamos se consideran operaciones mediante la cual el acreedor realiza una prestación única, y el deudor realiza múltiples contraprestaciones mediante el abono de las cuotas establecidas en el contrato.

El cronograma de pagos pactados mediante el cual se devuelve progresivamente el préstamo con los intereses, se confecciona al momento de firmar el contrato. Es importante mencionar que a mayor cantidad de cuotas, incrementará el importe de los intereses que el deudor tendrá que devolver. Si tienes dudas de que préstamo solicitar utiliza un comparador de préstamos para elegir el más adecuado.

Dependiendo de las características de los pagos, esta clase de financiación se clasifica de la siguiente manera:

  • Préstamo simple: aquella operación que no involucra el pago de intereses.
  • Préstamo con sistema americano: el deudor tendrá que abonar intereses de manera periódica, los cuales están repartidos equitativamente en las diferentes cuotas.
  • Préstamo de contraprestación única: el deudor se compromete a realizar un único pago transcurrida determinada cantidad de tiempo, el cual contemplará el importe total solicitado junto a los intereses correspondientes. En este sistema no existen las cuotas.

Estructura de un préstamo

Esta operación financiera está compuesta principalmente de los siguientes elementos:

  • Capital principal: importe total de dinero prestado. Sobre esta cantidad el deudor se compromete a pagar intereses, los cuales se calcularán según la duración del plazo de devolución y los niveles de riesgo que implican para el acreedor realizar esta operación.
  • Tasa de interés: consiste en el costo financiero de realizar la operación. Es la ganancia que obtiene el acreedor por permitir que otro individuo utilice su dinero durante la cantidad de tiempo pactada en el contrato. La tasa de interés puede ser fija o variable, pero la misma siempre será un porcentaje sobre el total de dinero prestado.
  • Cuotas: consiste en los diferentes importes mensuales que el deudor se compromete a pagar para cancelar paulatinamente la obligación asumida. Cada una de las cuotas está compuesta por una parte proporcional del capital adelantado y la restante también es proporcional al interés que involucra la operación.
  • Plazo de devolución: es la cantidad de tiempo por la cual se extiende la operación financiera. Inicia en el momento en el cual el deudor obtiene el capital solicitado, y finaliza cuando se abona el importe de la última cuota del plan de pagos pactado. Este plazo contempla el importe total de la operación, es decir, el capital solicitado y los intereses.
  • Acreedor: es el individuo o entidad financiera que presta el dinero solicitado por el cliente. Recupera su inversión junto con los intereses.
  • Cliente: es la persona que recibe el capital solicitado. Se compromete a devolverlo en el plazo pactado en el contrato junto a los intereses especificados por el acreedor.

El acreedor y el cliente pueden consistir en personas físicas o representaciones jurídicas.

Diferencias entre un crédito y un préstamo

En la vida cotidiana estos términos son utilizados para hacer referencia a las mismas situaciones. Sin embargo, en el ámbito financiero tienen diferencias bien marcadas.

  • Crédito: el banco o entidad financiera le otorga al cliente la cantidad de dinero que necesita en concepto de adelanto. El deudor pagará el compromiso de manera periódica, contemplando el capital solicitado y los intereses exigidos por la entidad.
  • Préstamo: en esta situación el banco o entidad financiera le brindan a su cliente una cantidad fija de capital. El mismo debe ser devuelto con sus respectivos intereses en un cronograma de pagos inalterable. Se caracterizan por ser operaciones de mediano y largo plazo, la cual se amortiza mediante el pago de cuotas regulares por parte del cliente.

Es importante mencionar que los préstamos constituyen el mecanismo más conocido y antiguo del sistema financiero. Todas las variantes existentes de esta operación financiera se clasifican en dos grandes categorías: garantizados y no garantizados.

¿Qué es un préstamo garantizado?

El término se utiliza para definir los contratos mediante los cuales el deudor coloca a disposición de la financiera un elemento de su patrimonio personal, el cual podrá ser subastado en caso que por algún motivo no pueda hacerse cargo del compromiso asumido.

El propietario tendrá que colocar un activo de su patrimonio. Ejemplos de ello son los títulos de propiedad automotor y las hipotecas.

Los préstamos garantizados son los preferidos por los acreedores, ya que son las inversiones que menor riesgo implican. Esto se debe a que disponen de mecanismos legales para recuperar su dinero e intereses rematando el activo puesto en garantía por el titular del crédito.

La reducción del riesgo se traduce en beneficios para quien asume la deuda. Entro los mismos podemos mencionar bajas tasas de interés y plazos de devolución más extensos. Los términos del contrato pueden negociarse con mayor predisposición del acreedor, ya que verdaderamente le interesan esta clase de operaciones financieras.

Si usted dispone de un activo que cumpla las características de garantía, sin lugar a dudas calificará para un préstamo garantizado. Son sencillos de conseguir porque los acreedores se sienten seguros al realizar esta operación.

Es importante recordar que ante una situación de cesación de pagos el acreedor podrá vender el activo puesto en garantía (coche, vivienda, etc.). Al momento de subastarse el elemento en cuestión el acreedor tomará la parte del dinero que le corresponda y la parte restante será para el titular del crédito.

Los préstamos garantizados se caracterizan por prestarle poca atención a la capacidad de pagos del deudor. Lo que importa realmente es que el bien puesto en garantía posea el valor de mercado suficiente para recuperar la inversión inicial con los intereses correspondientes.

 ¿Qué es un préstamo no garantizado?

También denominados créditos sin garantía, se caracterizan porque el solicitante del adelanto en efectivo no dispone de ningún elemento que respalde su comportamiento. En consecuencia, la única “garantía” es la palabra del interesado en acceder al crédito, de la cual el acreedor tendrá que confiar si pretende realizar la operación.

Para compensar la falta de garantías, la entidad financiera solicitará un informe con el historial crediticio del postulante al préstamo. Es una manera de comprobar la capacidad de pagos del interesado en acceder al beneficio con otros créditos anteriores.

Los préstamos no garantizados se caracterizan por disponer de elevados niveles de riesgo. Ante una situación de cesación de pagos, la única alternativa del acreedor para recuperar su deuda será congelar las cuentas bancarias del cliente, y cargarlo en la base de morosos ASNEF hasta que regularice su situación.

Es importante mencionar que el inicio de acciones legales de parte del acreedor será una situación que le requiera tiempo y dinero. Por este motivo es que esta clase de operaciones son consideradas de riesgo elevado.

préstamo garantizado

Por los motivos mencionados anteriormente, los préstamos no garantizados se caracterizan por disponer de excesivas tasas de interés y reducidos plazos de devolución, ya que es la única manera de incentivar a los acreedores a realizar estas operaciones.

Desde el punto de vista del solicitante, el mismo se encuentra en una situación en la cual no puede negociar ninguno de los términos contractuales, ya que no dispone de una amplia oferta de acceso a crédito en su situación.

Los créditos no garantizados son ofrecidos por las entidades financieras. Reciben el nombre comercial de “Préstamos personales” o “Préstamos personales a sola firma”. Otros ejemplos de esta situación son los créditos estudiantiles y las tarjetas de crédito sin avales ni garantías, herramientas financieras que son utilizadas por millones de personas.

En consecuencia, los préstamos no garantizados se caracterizan por ser escasos y difíciles de conseguir. En caso de encontrarte con una propuesta de este tipo, ten en cuenta que la misma implica grandes cargos de interés y reducidos plazos de devolución.

Ventajas y desventajas de solicitar un préstamo

Solicitar un adelanto de dinero en efectivo posee las siguientes ventajas:

  • Esta financiación te permitirá disponer del dinero que necesitas en el momento que consideres apropiado. Estarás en condiciones de solventar cualquier gasto, ya que no tienes que explicarle a la entidad financiera los motivos por los cuales realizarás esta operación.
  • En el mercado de capitales dispones de propuestas con importes y cronogramas de pagos que se adaptan perfectamente a todos los escenarios posibles. Esto involucra la solicitud de pequeños importes para solventar gastos corrientes, como la postulación a créditos hipotecarios para que puedas comprar tu primera vivienda.
  • Los cronogramas de pago se realizan en base a tus posibilidades económicas. La entidad financiera tiene el mismo interés que el deudor, en que este último puede abonar los importes mensuales sin inconvenientes. Por este motivo es que la estructuración de las cuotas se realiza de manera tal que no supere el 35% de tus ingresos netos mensuales.
  • Como mencionamos anteriormente, con un préstamo podrás solventar gastos de características diferentes de manera simultánea. El motivo por el cual solicitaste el adelanto de capital es una situación que no le interesa a la financiera, ya que su única preocupación es que puedas abonar las respectivas cuotas en tiempo y forma. Podrás solventar los importes de tarjetas de crédito, gastos médicos, darle un empujón inicial a tu emprendimiento e incluso cambiar de coche. Las posibilidades son ilimitadas y dependen de la realidad de cada cliente.

El dinero solicitado puede utilizarse con total libertad para solventar el imprevisto particular que necesites.

  • El importe requerido lo verás reflejado en tu cuenta bancaria en cuestión de minutos. Son trámites rápidos y sencillos, los cuales se pueden realizar de manera remota en el caso de los préstamos no garantizados. Completando un sencillo formulario de solicitud en línea estarás en condiciones de utilizar el dinero para concretar los diferentes planes que tienes en mente.
  • Son operaciones con mínimos requisitos, especialmente en la solicitud de préstamos no garantizados. Se pueden realizar a cualquier hora de manera remota, obteniendo respuestas de inmediato.

Aplicar para una línea de crédito de estas características posee las siguientes desventajas:

  • Algunas entidades financieras disponen de cronogramas de pagos muy extensos y con elevadas tasas de interés.
  • Es necesario contar con un buen perfil crediticio. Es importante disponer de una calificación positiva, ya que es la única manera de transmitirle confianza a la empresa con la cual quieres realizar la operación. En caso de formar parte de la base de morosos ASNEF, tus posibilidades de solicitar un préstamo serán prácticamente nulas.
  • En ciertas ocasiones no podrás disponer de toda la cantidad de dinero que realimente necesitas.

 Requisitos para solicitar un préstamo

La solicitud de un crédito de tipo garantizado o no garantizado requiere del cumplimiento de una serie de características:

  • El solicitante tiene que ser mayor de edad sin excepción, y disponer del Documento Nacional de Identidad expedido por el organismo correspondiente.
  • Disponer de un buen perfil crediticio. Esto implica que el postulante no posea manchas en su perfil respecto al incumplimiento de los pagos en obligaciones asumidas durante el pasado.
  • Acreditar ingresos estables. El solicitante tiene que demostrarle a la entidad financiera que dispone de un sueldo producto de su trabajo. En el caso de los autónomos se requiere de la facturación. Si eres pensionado o dispones de otra fuente de ingresos, tienes que tomarte la tarea de demostrar que los mismos son estables.
  • Para acceder a un préstamo garantizado, el solicitante tiene que disponer de un bien perteneciente a su patrimonio personal. Este elemento será colocado en el contrato, como un objeto que se podrá vender para que el acreedor recupere su inversión en caso de que el deudor no pueda cumplir con sus obligaciones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies