Conoce las diferentes estrategias para romper fácilmente los contratos con las entidades financieras. Con esto nos referimos a la ruptura del vínculo de manera permanente o la correcta estructuración para abonar las deudas contraídas.

¿Cómo cancelar una tarjeta de crédito?

El motivo por el cual necesitemos rescindir el vínculo con la entidad emisora de la tarjeta puede ser diverso. Robo, extravío o simplemente no querer volver a utilizar esta herramienta de financiamiento, será suficiente para cancelar el contrato.

Tienes que saber que este procedimiento es sencillo, a diferencia de la creencia popular que lo asocia con una tarea prácticamente imposible. En realidad, el proceso lo puedes llevar a cabo sin inconvenientes, siempre que realices los pasos en orden y de manera correcta.

Debes asegurarte que el procedimiento de cancelación sea realizado correctamente, ya que en caso contrario se continuarán generando comisiones de mantenimiento e intereses. No tienes la obligación de darle explicaciones a la entidad financiera por el motivo que quieres cancelar el vínculo. Todos los individuos tienen por ley el derecho de rescindir el contrato, ya que no se puede forzarlos a continuar con la relación comercial en caso que el cliente no quiera.

Para cancelar una tarjeta de crédito, el usuario debe realizar una serie de pasos. Es importante mencionar que este trámite es completamente gratuito, y carece de penalidades en caso de que el individuo cumpla con todos los requerimientos exigidos.

Revisar el contrato: antes de manifestar la intención de dar de baja la tarjeta de crédito, es importante que como cliente te tomes el trabajo de leer minuciosamente el contrato. Un gran porcentaje de entidades financieras establecen diferentes cláusulas, las cuales habilitan al cobro de una indemnización por incumplirlas. Por este motivo, es que antes de romper el contrato, lee minuciosamente los requisitos que tienes que cumplir, los cuales están claramente detallados en esos documentos.

Abonar la totalidad del saldo pendiente: un requisito universal para cancelar las tarjetas de crédito es que no puedes poseer importes pendientes de pago. En el caso de que dispongas de elementos a pagar a largo plazo, tendrás que cancelarlos anticipadamente para poder estar habilitados a romper el contrato con la financiera. Asique comprueba el saldo para abonar todo lo que esté pendiente, con el objetivo de evitar el cargo de intereses.

Comunicarte con la entidad financiera: luego de verificar minuciosamente el contrato y cancelar todos los saldos pendientes de pago, es momento de comunicarse con la emisora de la tarjeta de crédito para expresarle tus intenciones de cancelar la relación comercial con la entidad financiera.

El inicio del trámite de solicitud de baja puede realizarse de manera telefónica o mediante correo electrónico. Sin embargo, siempre es recomendable acercarse personalmente a las oficinas de la financiera, dejando una carta certificada como constancia de que el mensaje fue recibido correctamente. Es la única forma de evitar padecer problemas durante este procedimiento.

Iniciar el trámite de cancelación: luego de comunicar formalmente las intenciones de rescisión del contrato, lo primero que realizará la entidad financiera será certificar la inexistencia de saldos pendientes de pago.

Si se comprueba que el cliente cumple con todos los requerimientos de cancelación, el emisor de la tarjeta tendrá que entregarte un comprobante de inicio del proceso de ruptura del contrato. Con este número de cancelación se comprobará legalmente que la tarjeta de crédito fue dada de baja.

Asimismo, el usuario tiene la obligación de entregar el plástico hacia la entidad financiera, el cual debe ser cortado con una tijera ante los ojos del titular. En caso de no poseerlo por robo, extravío o destrucción, tendrá que notificar esta situación. Para no tener que cancelar tu tarjeta por haber hecho una mala elección puedes usar un comparador de tarjetas de crédito para escoger la que mejor se adecue a ti.

Esperar el próximo extracto mensual: luego de recibir el número de cancelación, espera hasta el próximo mes para recibir un último extracto mensual de la tarjeta de crédito en el cual se confirme la ruptura del contrato.

cancelar tarjeta crédito

En caso que el solicitante cumpla con todos los requerimientos legales y se vea imposibilitado de cancelar la tarjeta de crédito, está en condiciones de iniciar acciones legales hacia la financiera. Como mencionamos anteriormente, bajo ningún concepto una empresa puede retener individuos sin su consentimiento expreso.

Estrategias para cancelar una deuda de tarjeta de crédito

En esta sección enumeraremos cuatro estrategias diferentes para saldar sin inconvenientes la deuda originada por la utilización de una tarjeta de crédito. Son procedimientos sencillos, cuyo éxito dependerá de la disciplina con la cual se lleve a cabo el plan. Independientemente del método que elija, cualquiera de ellos te brindará el plan de acción que debes desarrollar para abonar rápidamente las deudas asumidas.

 Priorizar deudas: este plan está diseñado para los individuos que asumieron compromisos en varias tarjetas de crédito. Si perteneces a esta situación, lo primero que tienes que asegurarte es abonar el importe mínimo mensual requerido por cada financiera. De esta manera te asegurarás de no generar intereses adicionales ni formar parte de los registros de ASNEF.

Una vez cubierto ese objetivo, tienes que enfocarte en pagar el saldo total de una tarjeta de crédito por vez. Para determinar cuál plástico priorizar, puedes adoptar cualquiera de los siguientes razonamientos:

  • Revisar los contratos de cada financiera y enfocarse en la tarjeta de crédito que posea la tasa de interés más elevada. Esta deuda es la que debes cancelar en primer lugar.
  • Comience cancelando las obligaciones más pequeñas. El dinero que liberarás al cancelar ese compromiso, puedes utilizarlo para saldar la próxima deuda más pequeña y repite el procedimiento la cantidad de veces que sea necesario.

 Abonar una cifra superior al importe mínimo: revise la liquidación mensual de la tarjeta de crédito. Si optas por abonar únicamente el mínimo requerido, el plazo de cancelación de deuda se extenderá en el tiempo. En caso contrario, al pagar un importe superior al mínimo, se reduce el plazo de devolución con la posterior baja de los intereses vinculados a la financiación.

Las diferentes entidades financieras tienen la obligación de mostrar detalladamente los saldos pendientes de pago, con el objetivo de que el cliente pueda abonar importes superiores al mínimo si lo desea.

Otra ventaja interesante de reducir los plazos de devolución es que también disminuyen los gastos administrativos vinculados a la operación, los cuales son agregados mensualmente a los importes a pagar.

Una manera sencilla y efectiva de realizar esta estrategia consiste en abonar un importe superior al mínimo todos los meses. No necesariamente tiene que ser excesivamente superior, ya que cada euro abonado antes de tiempo hará la diferencia. Cuanto menor sea el saldo pendiente de pago, se obtienen beneficios por la reducción en los intereses y gastos administrativos.

Combinar saldos de varias tarjetas de crédito: este mecanismo de financiación se caracteriza por disponer de elevadas tasas de interés. En consecuencia, si posees saldos impagos provenientes de diversos plásticos, lo aconsejable es consolidar la deuda en un solo crédito a una tasa de interés baja. Es una estrategia que permite deshacerte de esta clase de compromisos financieros, sin incrementar los importes mensuales de los pagos.

Se pueden unificar todos los saldos pendientes en uno nuevo de dos maneras diferentes:

  • Las comisiones por transferir saldo pendiente de pago de una tarjeta de crédito a otro préstamo oscilan el 4% del importe total adeudado. En comparación a las tasas de interés solicitadas por los mencionados plásticos, un 4% representa un valor significativamente menor. En consecuencia, aunque abones esta comisión se obtienen grandes ahorros al reducir los intereses. Además, las finanzas se estructuran de manera más eficiente cuando las deudas se consolidan en un único pago mensual. Siempre analice esta alternativa desde una perspectiva global.
  • Otra alternativa para consolidar deudas de las tarjetas de crédito es utilizar el valor acumulado en su vivienda en caso de poseerlo. Con esto nos referimos a obtener una nueva línea de crédito en base al importe acumulado, cuya financiación se caracteriza por disponer de menores tasas de interés en comparación a las tarjetas de crédito.

A pesar de que se aplican los conocidos costos de cierre con la financiera, este método continúa siendo beneficioso. Es importante considerar que los pagos de intereses en créditos obtenidos por el valor acumulado de una vivienda, los podrás deducir de los impuestos en la declaración anual de hacienda.

Independientemente del método escogido para combinar los saldos de las tarjetas de crédito en un único préstamo, será de vital importancia que administre correctamente su presupuesto para no necesitar nuevas deudas hasta finalizar con el plazo de financiamiento.

Optimice su presupuesto: esta alternativa consiste en realizar una revisión minuciosa de sus gastos mensuales, incluyendo la totalidad de los elementos que impliquen desembolso de dinero. Vivienda, alimentos, transporte, ocio y salud son algunas de las categorías que tendrá que analizar en profundidad.

Los estados de cuenta que recibes mensualmente de tu tarjeta de crédito pueden ayudarte a clasificar los gastos, ya que los elementos que te encuentras pagando están divididos por categorías.

Cuando disponga de un presupuesto de gastos mensuales bien detallado, será momento de analizar qué importes puede reducir, sin alterar el normal funcionamiento de la economía familiar. Después de aplicar los ajustes posibles, utilice el dinero ahorrado para abonar en tiempo y forma los importes mensuales vinculados a las tarjetas de crédito.

¿Conviene sacar un préstamo para cancelar la tarjeta de crédito?

En el mercado financiero dispones de una amplia oferta de préstamos diseñados especialmente para cancelar los saldos pendientes de estos plásticos. Son de vital importancia cuando los importes adeudados se salen de control, estando imposibilitados de abonarlos en tiempo y forma.

Como regla general, esta alternativa es conveniente cuando es realizada en un plazo que garantice el pago del deudor y con bajas tasas de interés que no incrementen significativamente el importe total a pagar.

Préstamo para cancelación de tarjetas de crédito: es una alternativa que supone un alivio inmediato en los individuos que disponen de múltiples deudas simultáneas con esta clase de plásticos. Correctamente utilizada, el cliente podrá obtener plazos de financiamientos acordes, que le permitirá consolidar todas sus deudas en una sola, la cual no tendrá inconvenientes de abonar. Siempre se deben realizar con la premisa de obtener la tasa más baja de interés con el mayor plazo de devolución posible.

Solicitar un préstamo al banco titular de tu tarjeta de crédito: es una alternativa bastante frecuente. Cuando la deuda de sale de control, una opción interesante es solicitar un crédito personal al banco emisor de tu tarjeta de crédito, con el objetivo de regularizar el estado de tus cuentas.

Los bancos son flexibles para otorgar estos financiamientos, ya que tienen como premisa solucionar el problema vinculado a la tarjeta de crédito que ellos mismos emitieron. En consecuencia, podrás obtener fácilmente un préstamo con reducidos importes mensuales a abonar, situación que te permitirá salir de la situación de urgencia.

El principal inconveniente de esta propuesta es que si el préstamo se realiza en un plazo muy elevado, la deuda inicial se incrementará a pesar de que resulte más sencillo pagarla. Aunque no te represente grandes dificultades abonarlo, esta situación a largo plazo implica mayor devolución de capital.

Solicitar un préstamo tradicional: los diferentes bancos ofrecen créditos con plazos de devolución que se extienden hasta los cinco años. Debes tener en cuenta que la entidad financiera será rigurosa con la documentación a solicitar, ya que se realiza una estricta evaluación de tu situación financiera.

Esta alternativa se caracteriza por disponer de mayores probabilidades de que tu solicitud no sea aprobada. En caso de optar por esta alternativa, procura realizarla antes que tus deudas impliquen tu registro en la base de morosos ASNEF.

Solicitar un préstamo por internet: los créditos personales son otra de las herramientas que dispones para aliviar tu situación financiera cuando el pago de las tarjetas de crédito se torna difícil. Esta clase de préstamos se caracterizan por ser otorgados en cuestión de minutos, ya que solicitan escasa documentación a los interesados.

La fácil aprobación e inmediatez del desembolso del efectivo en tu cuenta son las principales ventajas de esta alternativa.

En cuanto a sus desventajas, los créditos personales son los que poseen las tasas de interés más elevadas del mercado financiero. Esto se debe a que los acreedores asumen niveles adicionales de riesgo al no analizar en profundidad tu situación financiera.

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies